Thursday, 19/10/2017 | 1:30 UTC+0

Consejos para aparcar bien sea como sea el aparcamiento

protector parking

Una de las maniobras más complicadas a las que nos enfrentamos cuando nos sentamos al volante es aparcar. A nadie le gusta rozar al resto de coches, a esa columna que nunca sabemos de dónde ha salido o “acariciar” la pared. Podemos utilizar un protector de parking para evitar esas rayadas si nuestra plaza de aparcamiento habitual está junto a una columna o a la pared.

A continuación vamos a ver algunos tips para aparcar bien independientemente del tipo de aparcamiento, pero recuerda que la tecnología ha puesto mucho de su parte para facilitarnos las cosas: sensores, cámaras cenitales o laterales, regulación electrónica de los retrovisores, detectores de obstáculos, el aparcamiento asistido…

Aparcar en línea

A la hora de buscar sitio, además de uno suficientemente amplio para que quepa el coche, nos fijaremos en qué coches hay delante y detrás. Mejor no aparcar detrás de un vehículo con la bola del remolque, ya que cualquier golpe nos dejará una buena marca; y procura evitar también los todoterrenos. Los efectos de sus golpes son más importantes que los provocados por los turismos.

También hay que ir con cuidado con los bordillos. Muchas veces vemos conductores que dejan una rueda subida a la acera o el bordillo, sin saber que así están dañando los amortiguadores y el propio neumático. Otra forma de dañar las ruedas al aparcar es golpeando fuerte el bordillo, lo que puede romper la goma o desalinear la dirección. Finalmente, deja la dirección recta, es mejor para las ruedas, amortiguadores y transmisión excepto si aparcas cuesta abajo. Ahí las ruedas deben apuntar ligeramente hacia el bordillo.

Aparcar en batería

Si antes hablábamos del peligro de golpear el bordillo con la rueda e incluso subirnos, aquí lo que deberíamos evitar es tocarlo con el morro del coche (o la parte trasera, si aparcamos marcha atrás) para no dañar los bajos del parachoques o el tubo de escape. Intenta dejar unos 80 centímetros con el coche de al lado, así es más difícil golpear las puertas al abrir, y evita en la medida de lo posible aparcar junto a un monovolumen. Es sinónimo de niños, y no suelen tener cuidado al abrir.

En muchos garajes o grandes zonas de aparcamiento públicas suele haber una línea en el suelo que delimita el espacio para cada coche. Para asegurarte de que no ocupas el espacio del vecino siempre puedes abrir la puerta unos centímetros y asegurarte de que aparcas bien. Y como decíamos al principio, el uso de un protector de parking, un acolchado para la pared o columnas, evitará rayadas en la carrocería.

Aparcar en oblicuo

Prácticamente es como aparcar en batería, así que no hay una gran diferencia. Una vez más, deja suficiente espacio con los vehículos colindantes y procura evitar monovolúmenes o coches familiares. También debes ir con cuidado de no golpear el bordillo ni con las ruedas ni con los bajos. Es la forma más fácil de aparcar, pero en caso de dejarlo de frente recuerda que al salir tendrás menos visibilidad.

avatar
About

POST YOUR COMMENTS

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR