Thursday, 19/10/2017 | 4:29 UTC+0

¿Cómo afecta psicológicamente la vuelta al trabajo tras las vacaciones veraniegas?

estres

Las vacaciones se han acabado y ya no nos queda más remedio que volver a nuestra rutina. Septiembre suele ser el mes más odiado porque se nos ha acabado lo bueno y ahora tenemos que volver a lo de siempre.
La mayoría de las personas, aunque les duela, lo aceptan y siguen con su vida delante. Ahora bien, hay otras personas que no son capaces de aceptarlo, experimentando lo que se conoce como síndrome post vacacional.

¿En qué consiste el síndrome Post vacacional?

vuelta-trabajoRealmente es una serie de síntomas que se parece mucho a los de la ansiedad y la depresión pero que, en este caso, están aplicados al momento de adaptarnos nuevamente al trabajo. Se suelen producir en personas que han estado un largo periodo de tiempo sin trabajar (normalmente se produce en vacaciones aunque también se puede llegar a producir en cualquier otro intervalo de tiempo).
El problema es que este síndrome cada vez lo experimentan más personas, llegando a puntos extremos de gran depresión que pueden afectar profundamente al rendimiento laboral del trabajador.
La principal causa que propicia el síndrome post vacacional se centra en que cuando estamos de vacaciones abandonamos cualquier tipo de rutina que seguimos en nuestra vida normal, no seguimos la misma dieta, no hacemos deporte… En definitiva, esa organización que hemos tenido la dejamos a un lado para poder salir de esa rutina tan agobiante.
Algunas personas no se sienten realizadas en el momento de ir a trabajar, la única motivación que encuentran es la esperanza de que algún día llegarán sus vacaciones. Esto es un problema porque, como ya hemos visto, en el momento en el que estas se acaban ya no tenemos nada más en lo que centrarnos.

Síntomas del síndrome post vacacional

Básicamente nos produce tristeza, desmotivación, cansancio, somnolencia, insomnio así como que hace que sea más difícil que nos podamos concentrar en cualquier proyecto.
Normalmente todos tenemos este problema en mayor o menor medida: es lo que se conoce como periodo de adaptación. Sin embargo, en el caso de que este período dure más de lo normal, deberíamos de ponernos en contacto con un profesional que sea capaz de sacarnos de ese pozo en el que nos hemos metido.
Tenemos que aceptar que las vacaciones son para descansar y que no nos pueden durar siempre.

POST YOUR COMMENTS

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR