Claves para ser competitivo y solidario en el trabajo

Actualmente muchas de las personas que se encuentran ejerciendo algún tipo de actividad laboral pasan más tiempo en sus trabajos que en sus hogares. El ritmo de vida impuesto a la sociedad actual hace cada vez más difícil la disponibilidad horaria para disfrutar de la familia o los amigos.

A ello hay que sumarle que existen entornos laborales en los cuales cada vez se exige más al trabajador, consecuencia de ello es la tenacidad de muchos por ser cada vez más competitivos en su entorno laboral.

Existen algunas claves para facilitar al trabajador dicha tarea, la competencia y la solidaridad en el trabajo pueden ser mucho más llevaderas si se siguen una serie de consejos, tales como los citados a continuación:

  1. Lo primero a tener en cuenta es que la comunicación es esencial en toda relación laboral. La empatía, un ambiente agradable o lograr el éxito en el trabajo en equipo son claves fundamentales para aumentar el rendimiento. Cabe escapar por tanto de las comparaciones, el propio empresario debe ser conocedor que este modo de intentar el logro de mejores resultados, lo único que provoca es un clima de hostilidad entre los compañeros.
  2. La propia valoración que uno tenga de sí mismo es importante a la hora de conseguir mejorar y aumentar la competitividad, tal es así, que esto no se logrará si uno no confía en sus posibilidades.
  3. Pero, lo que no cabe lugar a dudas, es que uno de los factores más importantes a la hora de fomentar la competitividad y solidaridad entre el personal de una empresa, no debe faltar por parte de la persona que se encarga de su dirección de incentivos. Está demostrada que aquellas personas que son premiadas o elogiadas en su forma de trabajo conseguirán enfocar mejor su día a día en la misma y el logro de mejores resultados.

Alcanzar la competitividad y solidaridad anteriormente mencionadas implica tener objetivos y trabajar para ellos, trabajando solo o en equipo, para lo cual no es necesario prescindir de la individualidad tan asociada a la competencia.

El desarrollo intelectual y la promoción son,sin duda, importantes a la hora de fomentar una mejor predisposición de cara al trabajo a realizar.

El mercado laboral actual, tal vez desgastado por la creciente demanda existente, fruto de una crisis para todos evidente, no parece demasiado preocupado por fomentar el progreso del trabajador, sino más bien por alcanzar una serie de objetivos y estadísticas que actúan más en beneficio de la propia empresa que del bienestar del empleado.

Una vez llevados a cabo algunos patrones conductuales básicos como los citados anteriormente, será mucho más asequible alcanzar la productividad laboral exigida.

About

POST YOUR COMMENTS

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies